25-anios-2-2.png
Danza
TRAM Técnica de Raíz Afro para el movimiento
prof. Laura Rabinovich
HorarioMiercoles de 18 a 19 hs
InicioSuspensión de actividades hasta nuevo aviso
ArancelUna vez x semana $1.300.- / Clase suelta $ 400.-
img-20171214-wa0015.jpg
Compartir

TRAM / técnica de raiz afro para el movimiento

Muchas veces creo que decir danza afro, es un término errado. Que cuando uno habla de danza afro tendría SIEMPRE que calificar: “Danza afro-brasileña”, “danza afro-cubana”, “Danza afro-contemporánea”, “danza afro de la costa oeste africana”, “danza afro étnico-bahiana”. Y otros miles de calificativos que se le da a esta danza. Algunos de estos dependen de los países de donde provienen y otros de la mezcla performática con otras danzas.

Con el tiempo comencé a ver que esto también ocurre en otras danzas, por ejemplo, dentro de la danza clásica encontramos la escuela rusa o la escuela francesa; dentro de la danza árabe hay folclórica, bellydance…. Y así va.

Cuando uno conoce las diversas formas de danza afro, se da cuenta que, efectivamente, hay diferencias que justifican los calificativos (afro)cubano o afro(brasileño), pero a la vez también hay semejanzas que hacen necesario el prefijo afro. Algo en común hace que sigan siendo afro, y a esta altura de su expansión por el mundo es obvio que ya no es el color ni la nacionalidad de los bailarines que las ejecutan, sino algo más profundo por debajo de las diferencias superficiales.

Otras tradiciones de baile tienen pasos básicos cuyo nombre y existencia son compartidos por quienes las practican. En el caso de las danzas clásicas o académicas podríamos hablar de las posiciones ( 1° , 3°) o del nombre de los pasos jete, tandiu…
En el caso del afro, de qué pasos o nomenclaturas unificadoras podríamos hablar? No hay pasos que se llamen igual en el afro cubano, en el afro brasileño, o en el afro colombiano.
Sin embargo cualquier bailarín de danzas afro brasileñas encuentra elementos similares en las danzas afro colombianas. Mas allá de que los pasos sean muy distintos hay posturas similares en el Mapale colombiano, en el palo mayombe cubano y en la danza de orixas brasileños, hay una manera semejante de utilizar el cuerpo en estas danzas.
En general la danza afro es pensada desde sus diferentes estilos (variantes nacionales o reginales, o modalidades que dependen de la mixtura con otras danzas). Creo que es útil, adecuado y necesario pensarla como un género dancístico -como un género único que se ramifica en diferentes estilos.
El estilo (por ejemplo: “afro de la costa oeste de áfrica”, “afro americano”, “afro contemporáneo”, “afro del rio de la plata”) es la forma en que determinados elementos específicos de un genero dancístico son ejecutados o concebidos y que no son esenciales a su estructura.
Propongo en las líneas que siguen una enumeración de los que para mí serian los rasgos, unidades mínimas de movimiento o kinemas, fundamentales que constituyen a la danza afro como un género:

1. El eje
Este es para mí el primer y más diferente de los rasgos en las danzas africanas, sobre todo si comparadas con la danza occidental. Cuando hablamos de otro eje, hablamos de otra forma de acercarnos a la danza o a los estereotipos de lo correcto o incorrecto.
Esta determinada utilización del eje corporal se puede observar no solo en la danza, si no también en las esculturas del mismo origen –o en las pinturas modernas que intentan representar “lo afro”.
Este eje es inclinado, desafiando la gravedad y tiene que ver en muchos casos con posturas rituales.
Es marcadamente diferente al de las danzas académicas, que utilizan un eje vertical, en el cual las líneas curvas parecen desaparecer, en busca de una figura estilizada y alargada. En palabras de Mestre King ( uno de los profesores mas importantes de danzas afro brasileñas) …”Hay que dejar el cuerpo abierto , contrariando aquellas posturas de ballet de merter la panza , elongar el torax , contraer los glúteos , la danza afro trabaja en paralelo , es igual a la postura de los hijos de santo en un ritual. Ellos danzan con las rodillas semiflexionadas….es preciso tener una performance medio inclinada , mas inclinada que el eje de gravedad , desde la mitad de la columna hasta el coxis, desafiando un poco la gravedad”…
En las danzas africanas la línea curva toma preponderancia, dejando ver en muchos casos, posturas que para las danzas hegemónicas serian una “aberración”, algo “mal hecho” o “sin elegancia”.

2. La flexión de rodillas ( el plie!!!!!!!!!)
Otro de los rasgos estructurales de la danza afro entendida como un género es que las rodillas están permanentemente en flexión -otra línea curva-.
Esta posición de las rodillas, permite un agarre al piso muy fuerte , permitiendo mayor equilibrio y seguridad en los desplazamientos y al mismo tiempo una posición desde donde saltar es mas cómodo y rápido (en las danzas académicas es necesario ir al "plie” para saltar).
Esta flexión casi permamente permite otro de los rasgos fundamentales de las danzas afro, que se puede apreciar en distintos estilos: el movimiento de rebote, denominado jinká en las danzas afro-brasileñas o muelleo (en las afro cubanas). Este movimiento de rebote, que se produce al pisar y simutaneamente destrabar las rodillas , sin volverlas a estirar , está presente tanto en las danzas de candomblé como en las de Regla de Ocha (Santeria) y Palo Mayombe y también en las danzas de la costa oeste africana (Guinea, Senegal, Mali). Llega, inclusive, en muchos casos hasta las danzas mas modernas como el samba, la salsa, el hip hop o la cumbia.
Este rebote se produce porque el pie pisa con fuerza, hay una entrega de peso a tierra, en términos de la física es la ley de acción y reacción de Newton:
“Por cada fuerza que actúa sobre un cuerpo, éste realiza una fuerza igual pero de sentido opuesto sobre el cuerpo que la produjo.”
( si mi pie hace fuerza al pisar sobre el piso , esta fuerza es devuelta hacia mi cuerpo)
Este rebote no se produciría si yo pisara con suavidad, o en puntas de pie o dando la sensación de “flotación “como se suele decir en las clases de ballet.
Tampoco se produciría si trabara las rodillas o estirara los musculos isquiotiviales y los gemelos.
El rebote es “ modelado” dentro del movimiento , haciéndolo fluir desde lugares como los hombros , el pecho , la pelvis o cortándolo en algunas partes del cuerpo y manifestándolo en otras.
En otras técnicas corporales como la eutonia, este tipo de rebotes se utiliza como regulador del tono corporal.
Para que este revote se pruduzca permanentemente sin dañar la articulación de la rodilla, las piernas tiene que estar entrenadas para poder soportar el peso del cuarpo, sin trasladar el peso a la articulación , que esta para articular y no para soportar peso. Por lo cual , el cuádriceps , los glúteos y los izquiotibiales deben recibir un entrenamiento que los prepare para esta tarea ( se los puede entrenar mediante sentadillas , estocadas y otros tipo de movimientos que incluyan la flexion de manera controlada), también los musculos abdominales tiene una función importante en este entrenamiento ya que ayudan a contener el peso corporal .

3. El torso y hombros
La utilización del torso se vuelve sumamente expresiva en las danzas afro –casi fundamental. Se recurre a las formas redondeadas mediante rotaciones desde las costillas, torsiones y vibraciones, y también a contracciones y proyecciones de distintos tipos.
Muchas veces los hombros se mueven en bloque con el torso. Pero en muchas otras ocasiones , no.
Dependiendo de la danza se mueven en forma de rotaciones hacia atrás o en forma vibratoria hacia arriba y hacia abajo, son el lugar mas visible en la parte alta del cuerpo , del jinka o muelleo que mencionamos antes.
Por lo cual se deben entrenar los hombros de forma disociada , al torso y a los brazos.
En el caso de los brazos muchas veces los hombros son los generadores de los movimientos de los miembros superiores y en otros, se mueven como consecuencia o respuesta articular de alguna acción de los brazos.
En todos los casos los hombros son un lugar a ser concientizado y entrenado.

4. La disociación entre torso y pelvis
También es importante mencionar que es al nivel de las costillas donde se producen las disociaciones entre torso y pelvis que es una de las mayores dificultades en el momento de aprender estas danzas , ya que hay todo tipo de problemas , en un principio, en separar estas zonas y no moverlas como un bloque.
Cintura pélvica y cintura torácica, se mueven con independencia o conjuntamente, dependiendo de la calidad o dinámica de movimiento que se intente conseguir.
Estas disociaciones, en algunos casos, se transforman en pequeños movimientos, que a primera vista (sobretodo en el aprendizaje) no son tenidos en cuenta, ya que uno esta pendiente de los brazos y los pies y muchas veces, reside en estos pequeños movimientos, toda la gracia y la esencia de la expresividad .

Los estilos de danza afro
Abordar la danza afro únicamente desde un estilo, ateniéndonos estrictamente a lo tradicional de cada país o religión, es un trabajo, profundo y especifico que une todos los planos, el corporal, el intelectual, el espiritual y hasta el ideológico.
Al mismo tiempo , limita a este genero dancístico en lo creativo , ya que al pertenecer a una tradición , cualquier mutación , roza con la falta de autenticidad ( o peor aun , con la falta de respeto) y si bien es lógico que una danza tradicional mute , se transforme , cambie , cuando cambia de país , como ocurrió con las danzas de orixas ( Yorubas- Nigeria) al llegar a América , esto no depende de los artistas , si no de los cultores de las diferentes tradiciones.
Reconocer a la danza afro como un género con particularidades propias, como una forma de baile diferente a la occidental, con un uso propio de la corporalidad que lo define, exige poder utilizar el cuerpo de un modo diferente al de las danzas académicas -desde un comienzo, ya que los parámetros de lo correcto o incorrecto, cambian radicalmente. Por ello la forma de entrenarse para esa danza debe tomar en cuenta estas especificidades, ya que no depende de haber nacido en determinado país, región o pertenecer a cierta religión –lo que es especialmente cierto para quienes practicamos estas danzas en Argentina. Ni siquiera de relajarse y gozar. Reconocer la clara especificidad del uso de la corporalidad que se puede ver subyacente a los distintos estilos implica la necesidad también de reconocer que esta danza tiene una técnica propia, para la cual hay que entrenar de manera particular y específica.
Otro parámetro a tener en cuenta es la resistencia física y la interrelación entre la danza y la música, estos rasgos se encuentran también en otros géneros, no serian distintivos del afro, pero no podemos dejar de mencionarlos, si es que hacemos una enumeración de las características.

Laura Rabinovich es Profesora Nacional Superior de Expresión Corporal egresada del IUNA (Instituto Universitario Nacional de Artes, Buenos Aires) y desde hace nueve años se desempeña como docente dentro del ámbito de la danza afro y de las danzas brasileñas – principalmente de las variantes del afro-bahiano, blocos afro y afoxé. En estas disciplinas se formó en Buenos Aires, en Salvador (Bahía) y en Rio de Janeiro. En Buenos Aires, estudió danza afro-brasilera a partir del año 1997 con Telma Meireles e Isa Soares. Estudió danza afro-cubana con Marta Bercy y Rosnery Gonzales (cubanas) y afro-contemporáneo con Sergio Amorin y Claudio Oliveira (brasileños). Realizó seminarios de danzas africanas con Modestine Ekete (Camerún), Cheik Gueye (Senegal) y Alfa Bangouar (Guinea). En Río de Janeiro, donde vivió durante el año 2002, estudió en el Centro Cultural José Bonifacio con el profesor Charles Nelson. En Salvador, Bahía, estudió con Augusto Omolu, Mestre King, Rosangela Silvestre, Vera Pasos, Nildinha Fonseca, Melisa Hermo, Joaquim Lino (Olodum), Vania Oliveira (Ilê Aiyê), Mariulsa de Oliveira y Edileusa Santos. Actualmente desarrolla su actividad docente en el Centro Cultural Borges, en el Instituto La Danza, y en diferentes estudios y academias de danza de Buenos Aires. Dirige el taller danza afro de Tumbalatá. Es directora, coreógrafa y bailarina de los grupos de danza afro Odé y AfroGusú.