25-anios-2-2.png
La Línea Piensa
Muestra # 108
Yaya Firpo
Papel Moneda
Inauguración22.3
Cierre9.4
Sala10
st-tinta-24x30cm-2018.JPG
Compartir

El punto de partida del trabajo que en esta ocasión exhibe Yaya Firpo son los códigos de diseño de los billetes: particularmente del dólar estadounidense. No sin humor, el artista ironiza sobre su funcionamiento religioso (“We trust”) o interpreta metonímicamente su eficacia mítica (el motivo de la mosca, que ronda en torno del “pescado podrido” vendido por la creencia mediática).

Podemos fechar en un día de agosto de 1971 el momento en que el funcionamiento global del dinero se transformó literalmente en una cuestión de fe (“confianza”, dirían los mercados): aquel en que el presidente Richard Nixon estableció la abolición del nexo de garantía entre el valor de la moneda de Estados Unidos y la reserva en oro del tesoro. En palabras de Baudrillard, la acumulación de riqueza se liberaba así de todo límite material terrestre: imagina al capitalismo financiero como una órbita espacial que crece exponencialmente sin ninguna necesidad de tocarse con “nuestro” mundo. Esta liberación –o bancarrota- de los signos suele operar en el arte posmoderno: interminables apropiaciones basadas en el divorcio del significante (el papel moneda del lenguaje) y su valor referencial de significación (su relación con las cosas, con los cuerpos). Una deriva del significante aparece en la lógica de trabajo de Yaya Firpo, basada en traducciones recurrentes de un número de motivos. Sin embargo, la dimensión temporal de estas iteraciones no se da jamás en el vacío, sino como depósitos de huellas superpuestas (palimpsestos) en superficies materiales concretas y diferenciales. La línea (sea manual como en las tintas, o mecánica como en las fotocopias o en las tramas de máquina de costura) piensa sobre la materia, a menudo materia textil como la que viste y está en contacto con los cuerpos. Mater matters.

Bifo Berardi responde a Baudrillard: contra sus predicciones, esa órbita espacial financiera volvió a la Tierra y, para cobrar su deuda metafísica, está depredando los recursos del planeta y la energía de la vida social. Si Yaya Firpo denuncia la trampa del capitalismo posmoderno, no se dirige a los “creyentes” como una masa abstracta. Sino, nada importaría. La obra, en su materialidad, afirma que existen cuerpos vivos que no pueden ser reducidos a mera información.

Valeria González


Ver Catálogo on line: