25-anios-2-2.png
La Línea Piensa
Muestra # 111
Celina Baldasarre
Conflicto y armonía
Inauguración12.7
Cierre31.8
Sala10
Compartir

El orden narrativo que propone aquí Celina Baldasarre, convenientemente alterado por las influencias de su espíritu metafórico, empieza a manifestarse sobre el soporte insólito y exigente de enormes rollos de papel, uno de cuyos formatos mide más de tres metros de alto. Fatigando hasta el último resquicio de un plano rebatido y sin aire, un adoquinado de formas análogas aunque irregulares se agolpan, entremezclan y amontonan unas sobre otras, unas contra otras, como si hubieran sido descargadas de un camión remolque frente a los ojos de la artista. Un caudaloso alud ha quedado inmóvil, cristalizado y perfectamente encastrado en sus infinitas partes, como la pared de una montaña escenográfica reconstituida en vertical. Baldasarre logra aquí que la conformación artificial de semejante artefacto gráfico parezca casi el registro de un extraño fenómeno geológico, y de paso revela ante nosotros la naturaleza misma del dibujo.
Vistos los rollos en detalle, la espectacular diversidad de trazos y ritmos, la perfecta noción del verosímil objetual de cada elemento junto con la notable soltura para la diversificación infinita de grafismos y texturas, y la exacta disposición reticular de los infinitos trozos, construídos con una modulación de la línea en acabada economía de medios, tienen el destello y la inventiva de un lenguaje avezado en la improvisación, y a la vez la precisión de los artistas que nutrieron los archivos de la historia natural.
En su intenso devenir gráfico Baldasarre alterna entre los fantasmales paisajes orográficos y volcánicos de un ambiguo planeta a un tiempo terrenal y lunar, las congeladas explosiones que parecen estudios del comportamiento de la materia, y una zona descriptiva tan magnética como incierta, que puede incluir tanto una cita lírica a la pintura china como los contrapuntos panorámicos de carbónicos conglomerados, entre el registro rústico y la desolada elegancia de blanquecinos espacios.
Volcada también al collage, la artista despeja la atmósfera habitualmente densa de sus superficies para establecer un despojado diálogo entre la letra y el módico sobrevuelo de fragmentos gráficos, manchas y recortes fotográficos; un recreo climático en el que no obstante no abandona la delicadeza y el equilibrio formal, como tampoco su voluntad universal de interrogar a las herramientas del lenguaje en relación a la armonía, el conflicto o las hipótesis de transformación que establezcan con el mundo.

Eduardo Stupia


Celina Baldasarre
(1975) Vive y trabaja en Buenos Aires, Argentina.
Recibida como Arquitecta en la Universidad de Buenos Aires, Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU-UBA) (2000).
Trabaja como arquitecta independiente en su propio estudio ARTYHAUS junto a María Orellana y Valeria Helguera, desarrollando proyectos y obras particulares. Es docente en FADU UBA de la materia Arquitectura 1.
En 2017 funda YERUA junto a Hernán Salamanco, una plataforma de producción artística interdisciplinaria, brindando el espacio físico para que diferentes artistas produzcan e intercambien conocimientos. En 2018, funda el Taller Paz Soldan, expandiendo las redes del arte local en en barrio de Paternal.
Desde el año 2014 integra el colectivo artístico VIENTO DORADO junto a Mili Poy y Ornella Pocetti.
Se ha formado en talleres de pintura, dibujo y grabado, con Eduardo Stupía, Nahuel Vecino, Delfina Estrada, Hernán Salamanco y en diferentes clínicas de arte con Sergio Bazán, Alejandra Roux, Fabiana Barreda ySilvia Gurfein.
Ha expuesto sus trabajos en la Ciudad de Buenos Aires, Mérida Venezuela, Barcelona, Madrid y Nueva York.

 

Ver Catálogo on line: