25-anios-2-2.png
La Línea Piensa
Muestra # 54
Adriana Cimino Torres
Elogio de la sombra
Inauguración10.5
Cierre3.6
Adriana Cimino Torres
Compartir

Obras en negro sobre blanco

Todo realismo es una ilusión
Guy de Maupassant

La “materia prima” de las obras recientes de Adriana Cimino Torres son fotografías. La artista elige y enfoca, encuadra y fija imágenes de árboles a partir de una visión rápida e intuitiva, sin ninguna intención “pictorialista”. Sus imágenes son sólo registros visuales del “ojo de la cámara” sin valor en sí mismas, meras transcripciones de un instante específico de la realidad fenoménica. Los árboles fotografiados son imágenes “crudas” que constituirán el punto de partida de sus dibujos, litografías y pinturas.
En sucesivas etapas y con procedimientos de la tecnología digital y de diferentes técnicas manuales, la artista trasforma las imágenes de cortezas rugosas de troncos y marañas de ramas en una trama de sombras negras, planas, casi geométricas y sin detalles; el cielo despejado o tormentoso da lugar a una callada ausencia cromática. En cambio, lo que sí aparece, es la plenitud del color negro y la vacuidad del color blanco, sus antiguas, severas y enigmáticas presencias.
Su práctica artística se basa en la sustracción del “exceso” naturalista e ilusionista que ofrece la fotografía de la llamada “realidad real”. Con una una radical economía de medios, la artista presenta obras que friccionan lo orgánico y lo geométrico, lo general y lo particular, sin llegar a la abstracción “pura y dura”. Sus imágenes austeras son reconocibles pero no pertenecen a la figuración narrativa.
Las obras de la presente exposición pertenecen a la serie denominada Elogio de la sombra, comenzada en el 2009. El proceso de trabajo de la artista es una ponderación de la síntesis y la reiteración. En un vaivén poético-plástico, fragmenta, despoja y reduce las imágenes inmediatas y hasta obvias de la fotografía a figura y fondo, a sombra y luz: en definitiva, al contraste entre presencia y ausencia. En las formas negras perfiladas en blanco de sus dibujos, litografías y pinturas, queda un resto que ofrece resistencia a toda inquisición, como si las formas ocultaran las letras de un alfabeto ilegible. En la obra de Adriana Cimino Torres, la voluntad de interrogar, señalar y significar –per via del levare- nos propone, que menos es más.

Horacio Zabala
verano de 2012